Demasiado complejo (Antiguo peces digitales)

Enfermería e Informática… Humanismo y Tecnología

Ya nadie piensa en los niños…

… sólo se piensa en resultados electorales.
¿A qué viene todo esto? Bueno, eso habría que preguntarlo a nuestros políticos y el revuelo que se está formando con la reforma de la ley del aborto.
Si uno se para a analizar el tema, verá que se intenta atacar la reforma desde dos frentes (tres si metemos en la ecuación el tema de la píldora del día después):
-Por un lado tenemos el debate de que un feto de 14 semanas es un Ser Humano o no.
-Por otro se discute si una persona entre los 16 y los 18 años puede tomar la decisión de abortar sin el consentimiento paterno.
El primer punto es el que más ruido genera sin ser necesario: no hay forma humana de saber si eso es un Ser Humano (acepten la redundancia) porque nadie puede definir qué es un Ser Humano. Podemos filosofar, gritar y discutirlo todo lo que quieran, que es un debate estéril que no tiene, de momento, solución. La única aproximación que se me ocurre es el criterio que desarrolló Carl Sagan: podemos considerar Humano a un feto que tenga actividad cerebral, que es aquello que nos distingue de los animales, aunque por los pelos 😀 Así, antes de decidir abortar se deberían realizar pruebas que determinen si el feto tiene actividad cerebral o no, algo parecido a lo que se hace para determinar una muerte cerebral… vida en este caso.
Por supuesto, habrá quien diga que, al poseer alma, ya es un Ser Humano y que terminar con su existencia es una ofensa a Dios. Bueno, teniendo en cuenta que el alma no sufre en un aborto y que, por ser un alma inocente, irá derecha al Cielo, no veo yo muchos inconvenientes. Si después la madre se arrepiente de corazón Dios le perdonará el pecado y, si no se arrepiente, sufrirá una condenación eterna y todos contentos.
El otro punto viene por el argumento de que con 16 años no se está preparado para tomar esa decisión. ¿Y cuándo se está?¿Qué criterio hay que seguir? Estoy de acuerdo que poner como criterio una edad es reducirlo todo a algo puramente circunstancial: no hace mucho salió el caso de una niña de 13 años que decidió dejar de someterse a radioterapia. Estoy seguro que la decisión que tomó fue “adulta”: tenía toda la información y sopesó todas las posibilidades y sus consecuencias. ¿Pueden otros niños de su edad tomar ese tipo de decisiones? Estoy seguro de que así es, del mismo modo que he visto personas adultas tomar decisiones infantiles. Tener una edad determinada no es garante de que tus decisiones se correspondan con esa edad. Quizá sería más pertinente que cuando un menor (y algunos adultos) deban tomar decisiones de este tipo haya alguien que se asegure de que se tiene toda la información y de que ha realizado el proceso de reflexión adecuado. ¿Es quizá la enfermera esa persona?

Archivado en: Enfermería, , ,

I’m on the road again

Algunos ya lo sabéis: fui papi por segunda vez hará cosa de un mes.
Un niño da trabajo; dos niños dan tres o cuatro veces más trabajo. Y en eso estamos, capeando el temporal a base de quitarte tiempo para tus cosas y dárselo a ellos. Ojo, que no me quejo: si lo necesitasen les daría las 24 horas al día… bueno, técnicamente, les das las 24 horas 😀
Afortunadamente, un móvil de estos de última generación me permite estar online, por lo que es posible que escriba más a menudo.
Ya os iré contando.

Archivado en: General, ,

Síndrome del nido

Mini-apunte (o bobo-apunte que dicen algunos).

Dicen que el síndrome del nido es lo que les sucede a las embarazadas unos días antes de dar a luz: se ponen a limpiar la casa, ordenan y lo dejan todo preparado para la llegada del bebé.

Pues no sé si es la primavera o que el embarazado soy yo, pero acabo de ordenar el despacho a base de bien y despachando temas uno detrás de otro para no dejar nada pendiente.

P.D: las predicción es que para el 15 parimos. Y la persona que la ha realizado acertó con Ángel… veremos.

Archivado en: General, , ,

En el nombre de Descartes, Bacon y el espíritu de Newton. Amén.

De la wikipedia:

Descartes (1596-1650) en su obra el Discurso del método define por primera vez unas reglas del método para dirigir bien la razón  y buscar la verdad en las ciencias.

Más de 350 años nos separan de ese momento y,  gracias al método científico, la humanidad ha logrado entender mucho mejor el mundo que le rodea y los mecanismos por el cual se rige. Lástima que eso sólo cubre una pequeña parte de la realidad humana.

Como bien comenta mi buen amigo el pez martillo, la medicina se ha dedicado a “descuartizar” a los pacientes para facilitar el análisis del cuerpo humano y sus mecanismos físicos dejando a un lado la “respuesta humana”. Y que no se me malentienda: es muy importante conocer los mecanismos del cuerpo humano para encontrar formas más eficaces y eficientes para tratar las distintas patologías y afecciones de las personas. Pero la atención del paciente no debería enfocarse únicamente en ese aspecto mecanicista.

Algunos de vosotros ya lo sabéis (y si no, pues ahora sí), pero aparte de mi formación académica reglada (“Vivat Academia, vivant professores” and all that thing) también tengo algo de formación que muchos tildan de pseudociencia: quiromasajista, flores de bach, spagyria… En según qué entornos, la mención de estas palabras, palabrotas para algunos, provoca reacciones de superioridad y expresiones del tipo “eso son magufadas”, “es un engañabobos” y “dame un estudio científico serio que lo corrobore” (sí, a mí también me ha pasado…).

Pues lo siento, no tengo pruebas, no sé cual es el mecanismo de funcionamiento que conduce a la curación: será cuestión de fe, de taquiones o vaya usted a saber. Pero lo que sí sé es que produce una respuesta humana: hay gente a la que sí le funciona. Y ese es uno de los grandes misterios que todavía la ciencia no puede responder.

El problema quizá radica en que los seres humanos somos sistemas demasiado complejos como para ser divididos en subsistemas: harían falta infinitos especialistas para poder realizar conclusiones sobre los seres humanos de certeza absoluta. Aparte está la cuestión de que el todo siempre es mayor que la suma de sus partes…

Es por eso que todos debemos abrir más la mente y aceptar que, aunque no sea científico, hay otras terapias que, junto con una buena práctica médica, pueden lograr respuestas humanas beneficiosas en los pacientes. Que aquí nadie intenta quitar el trabajo a nadie, sólo complementar.

Actualización: aparte del pez martillo, Tona, Sole y Joseba han escrito artículos relacionados con éste. ¡Echadles un buen vistazo!

Archivado en: Enfermería, , ,

Redes sociales o “me trago mis palabras”

Ya lo sé… Antes de soltar una opinión sobre algo, debería parar un segundo y darle un par de vueltas a ver si tiene más posibilidades de las que se ven a simple vista.

Dije que no era muy amigo de las redes sociales y que no me suscitaban ningún interés… y ahora tengo que tragarme esas palabras. Eso o “donde dije digo, digo Diego”.

En uno de esos momentos de inspiración, llegué a la conclusión de que si la gente se está apuntando a las redes sociales, por algo será. Y ya que con el tema de los blogs da la sensación de que hemos llegado tarde, me dije que, al menos, no llegásemos tarde a esto.

Y puede que haya acertado…

De momento, una de las cosas positivas que le veo es la creación de una red de profesionales que, aunque ya pueda existir en foros y/o blogs, nunca tendrá tanta visibilidad. Además, el compartir un poco de tu información personal con el resto de personas hace que esta red no sea tan fría, lo cual está muy bien, ya que, por tradición, las relaciones online suelen serlo un poco.

Asímismo, los pacientes también pueden crear redes de familiares y/o afectados que sean mucho más “humanas” que las ya existentes. Obviamente, es todavía más humano crear grupos de presencia física, pero no siempre es posible crearlos y la red ofrece una oportunidad de oro para crear grupos de contacto y de intercambio de información.

En definitiva, animo a la gente a que le dé un par de vueltas. Quizá entre todos encontremos más usos a lo que algunos insisten en llamar Internet 3.0.

Archivado en: General, , ,

Twitter, twitter, follower, twitter

Perfil de Facebook de Daniel Miró Pettican