Demasiado complejo (Antiguo peces digitales)

Enfermería e Informática… Humanismo y Tecnología

Le Tower von Babel

Pffffffffú! Madre mía! Cuánto polvo había cogido esto!

Toc, toc… Probando, probando… ¿se me oye? O mejor dicho, ¿se me lee?

Bueeeeno… pues estaba el otro día con mis nuevos compañeros… ¡Ah, sí! Que no os he comentado que ya no estoy en el Área de Calidad del hospital: estoy metido de lleno en el proyecto de informatización del viejo y el nuevo hospital… y también sigo con una pierna metida en Calidad (cosas de la falta de personal).

Resulta que la empresa que lleva todo el tema de la informatización es una empresa americana que nos envía gente de varios países: aparte de españoles, tenemos mejicanos, peruanos, franceses, ingleses, americanos (of course) y un sudafricano, que, curiosidades de la vida, iba conmigo al instituto. Casi todos hablan castellano, excepto un par que están en “proceso de aprendizaje”. Yo, aprovechando que uno de mis proyectos a corto plazo es sacarme el nivel 5 de Inglés, pedí que me hablasen todo el tiempo que pudiesen en inglés.

La cosa no va nada mal, pues he notado bastante mejoría.

Por hacer la gracia, les pedí a los franceses que me hablasen en francés. No es que yo haya estudiado francés, pero, como el catalán se le parece, y que no tengo vergüenza a la hora de aprender idiomas, pues ahí andamos, chapurreando francés.

Un día se me ocurrió preguntarle a mi ex-compañero de instituto cómo se decía “Buenos días” en Afrikaans… Después, “¿Cómo estás?”… Ahora tengo un profesor particular de Afrikaans en el trabajo 🙂

Y ya, la debacle fue la semana pasada cuando acordé con una compañera vasca hacer un intercambio cultural: ella me enseña vasco y yo a ella, catalán.

Uno… dos… tres… cuatro idiomas a la vez… ¿Masoquismo puro y duro? Por supuesto.

Soy consciente de que las oportunidades de hablar vasco y afrikaans en esta pequeña isla son bastante remotas, pero el saber no ocupa lugar. Además, el estar aprendiendo/practicando idiomas, me ha servido para darme cuenta de lo siguiente:

“Puedes decirle a un francés “I love you”, pero sólo llegarás a su corazón con un “Je t’aime””

Esto va para los que se han estado quejando por tener que aprender catalán: es cierto que el castellano es tan oficial como el catalán y es cierto que, a efectos prácticos, es mucho más práctico que todos hablemos en castellano, porque, total, lo sabemos todo el mundo en mayor o menor medida. Pero la comunicación no es sólo practicidad…

Práctico sería que todo el mundo aprendiese sólo un idioma. Por poner dos ejemplos facilones: inglés por ser el idioma de las ciencias y la informática o chino* por ser la lengua más hablada en el planeta.

Pero como ya he dicho, comunicarse no es lo mismo que ser prácticos. Cuando quieres comunicarte con alguien, sobre todo en profesiones como la nuestra, no sólo estás buscando dar información: quieres establecer un vínculo con esa persona; quieres que sepa que tú estás allí para ayudarla en lo que necesite; quieres que se pongan en marcha todos los mecanismos posibles para que ese acto de comunicación sea profundo y relevante. Es cierto que la comunicación no verbal ayuda muchísimo, pero no basta. Sólo cuando te comunicas con el otro usando su lenguaje es cuando  realmente se realiza el acto de la verdadera comunicación.

* Si nos ponemos en plan purista, el mandarín.

P.S: sí, tengo título de catalán, pero me lo tuve que ganar como casi todo el mundo estudiando y presentándome a la junta evaluadora… lo digo por si a alguien se le ocurre decir que los de la tierra tenemos ventaja y tal.

Archivado en: General, ,

Twitter, twitter, follower, twitter

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

Perfil de Facebook de Daniel Miró Pettican