Demasiado complejo (Antiguo peces digitales)

Enfermería e Informática… Humanismo y Tecnología

Yo certifico.

El otro día (de payés) fui a buscar un certificado médico para mi mujero. Por si hay alguien que no sabe de qué va la historia, se trata de un documento que cumplimenta el médico certificando que estás sano, pacedes alguna enfermedad, tienes alguna minusvalía, etc. Mientras pagaba el importe de dicho documento se coló en mi cabeza la siguiente cuestión: ¿qué quiere decir que una persona tiene una enfermedad o está sano?

No voy a empezar a hablar sobre la definición de la OMS sobre salud y enfermedad, tranquilos, sino que sólo decir que una persona tiene diabetes insulino-dependiente no dice mucho sobre la situación de salud de la persona. ¿Y si no tiene los conocimientos adecuados sobre su enfermedad?¿Y si no está haciendo la dieta porque no quiere?¿Y si tiene que acudir 3 veces al día al ambulatorio porque no sabe ni quiere saber cómo inyectarse la insulina? Eso no suele constar en este tipo de certificados, pero la situación de salud del individuo puede cambiar radicalmente en función de sus conocimientos, fuerza y voluntad. ¿No debería evaluarse eso también? ¿No debería constar la evaluación de la enfermera por alguna parte y tener un peso?

Anuncios

Archivado en: Enfermería, ,

14 Responses - Comments are closed.

  1. Tona dice:

    Sí,como bien dices deberiamos tener en cuenta otras dimensiones de la persona. Estoy segura que esto se analizara algún día.

    Voy a añadir otro ejemplo, mujer con DM (diabetes) y Obesidad que tiene a su cargo 5 nietos, y cuida de su marido gran dependiente por AVC hace 5 años, con unos ingresos de 800€ (los nietos tienen beca de comedor escolar, cuando la Escuela está abierta).
    ¿Creéis que está mujer puede responder a su problema de salud, sin sintomas en estos momentos que otra en circunstancias diferentes? y ¿sus factores de riesgo similares ?

  2. Dani dice:

    Como se suele decir: cada persona es un mundo, aunque quizá esta percepción se vea distorsionada en la atención especializada.
    Casos como el que comentas son los que realmente te ponen a prueba como profesional, aunque yo también lanzo una reflexión: quizá más importante que si la mujer puede responder es “si quiere” responder a su problema de salud.

  3. Tona dice:

    Es cierto, hace poco leí un trabajo en una de las provicnias de Canadá donde habían estudiado los pacientes diabéticos que no se reconocian diabéticos.

    Cuantas veces en Atención Primaria preguntas,

    ¿cómo es su estado de salud? y te responden ..bueno, o regular,..

    ¿Conoce su problemas? sí, un poco

    y ¿El diganóstico médico? yo¿? bueno tensión arterial, la enfermera le dice: y su ¿Diabetes? Bueno sólo tengo un poco de azúcar, eso, eso no es diabetes.
    ¿Pronóstico? ¿?¿

    ¿Los cuidados que necesita? Bueno sí claro

    A veces pienso que fallamos en la comunicación y en nuestros mensajes, también sé que trabajo con médicos que les cuesta decir al paciente un diganóstico sobre una enfermedad crónica al paciente. Y lo que dice el médico cuesta mucho matizarlo, el arreglo es complicado.

  4. Dani dice:

    El problema de la comunicación entre, ya no enfermera y paciente, sino entre dos personas, da para un par de apuntes en el blog.
    En la actualidad, uno de los temas que se está trabajando en el hospital es la calidad de la información escrita que se da a los pacientes. Me gustaría que pudieseis ver qué tipo de información da nuestra profesión 😦
    Tanto que hacer y tan poco tiempo…

  5. Tona dice:

    A mi en el hospital me parece todo más complicado de encajar, el paciente está fuera de su entorno, y allí casi todo “de entrada le parece bien”. Qué va a decir el pobre¡¡¡. Todo va más rápido.Los tiempos no los marcan las personas.

    En atención Primaria las condiciones para que se produzca una comunicación fluida las facilita el profesional, que además establecera una actitud de respecto y confianza que producira un relación terapéutica.
    No sé si me he emocionado mucho, pero con sinceridad creo que se consigue que sea así en un 80% de la población asignada a una enfermera.

  6. Dani dice:

    No es que sea complicado es que, con las herramientas de las que disponemos en nuestro hospital, es virtualmente imposible coinciliarlo todo.
    Y así nos va, que mucha información se repite sin necesidad o se da de forma que el paciente no la comprende o no se da en absoluto.
    Muchos de estos problemas, no solo mejorarían con las herramientas adecuadas (es probable que estén informatizadas la mayoría de ellas), sino con una adecuada planificación por parte de la dirección asistencial.
    Quizá un día hable de la Gestión de la Calidad Total y su existencia en los medios hospitalarios.

  7. Tona dice:

    Te animo a hablar de la gestión de la Calidad Total, he borrado lo que ya había escrito,me había lanzado, me parece que está infrautilizada está filosofía o herramienta de gestión, estoy en lo cierto??

  8. Eva dice:

    Lo malo, es que son enfermedades no autoreconocidas.
    otro ejemplo, que pasa habitualmente:
    En triage de urgencias:
    -Enfermero A: ¿padece alguna enfermedad?
    -Paciente B: No.
    -A: ¿Toma algún tratamiento?
    -B: Sí, Daonil para la diabetes, ameride para la tensión….

    nada, pasaa también para recordaros que seguimos en el foro de enf. Avanza. Pasaros por alli.
    buen verano!

  9. Dani dice:

    Ante todo, bienvenida Eva.

    El ejemplo que has puesto es, como tú bien dices, bastante común. Pero una cuestión salta a la vista: ¿qué quiere decir que el paciente no reconoce estar enfermo? Quizá lo interesante sería ver si las llamadas enfermedades no autoreconocidas son así porque, además de la sintomatología invisible, la información de la que disponen los pacientes no es la adecuada y, por tanto, es imposible que entiendan que, de no cuidarse, las consecuencias pueden ser muy graves.

  10. tona dice:

    No sé Dani, hoy en día entre la Tele con los Programas de Salud, la Prensa,etc. Todo los televidentes saben lo importante que es tener “azúcar” o “tensión”.

    Cierto es que hay personas motivadas por su autocuidado y otras no, y él desafío son estas últimas personas .
    No será esta falta de autocuidados , una mezcla de información inapropiada o insuficiente y de escasa motivación por parte del paciente junto con una determinada personalidad.
    Las respuestas frente a un problema de salud son muy diferentes, sabemos que hay personas metodicas que hacen los que les dicen y los hay que interpretan según les apetece o interesa.
    Creo que es un campo interesante, las experiencias vividas también influyen.

  11. Dani dice:

    No me hagas hablar sobre los medios de comunicación, que me enciendo 🙂

    Puede que, más que mucha información, haya que dar a los pacientes la necesaria y adaptada a sus capacidades intelectuales.

    Además, no creo que la televisión o la prensa sean muy adecuadas para hacer llegar este tipo de información: o es demasiado general o difícil de entender o llega con distorsiones (Chumari Alfaro, por poner un ejemplo)

  12. tona dice:

    Bueno Dani,comparto tu opinión,pero la tele está ahí, no educa lo que hace son Campañas (des)Informativas que a veces sensibilizan.
    Yo he sufrido que después de llevar muchos años aconsejando “caminar””beber agua” etc..llegan y te dicen, sabes que han dicho en “Saber vivir”, qué que te han dicho, pues lo mismo que tú me dices, y eso te alegra, pues claro ¡¡lo dicen en la tele¡¡ (lo que tu me dices)

    Con relación a la prensa y televisión cada día hay más profesionales que se especializan, creo que deberían contar más con nosotros.

    Hace unos meses llamé a un programa de la mañana A3 para protestar, entrevistaban a una enfermera que presentaba un Libro “Anécdotas de Enfermeras” en el que la autora contaba batallitas de esas que más parecen caricaturas, daba una imagen de nuestra profesión de lo menos profesional. El problema es que ese libro está en estos momentos en las estanterias de muchas librerias de primer nivel ¡¡¡Horror¡¡¡¡ lo tenemos claro.

  13. Dani dice:

    Confieso que he leído el libro…

    Pero no lo hice tanto por las “anécdotas”, sino de la imagen que dábamos las enfermeras de nuestra profesión y nuestros clientes.

    Conclusión: triste… muy triste…

  14. Ya sabe usted, querido Dani, que mi tesis doctoral va encaminada por el camino de la salud y la enfermedad, pero desde una perspectiva distinta y nada médica (porque, error grave, la salud no sería sólo cosa de la sanidad). Así, alguien que no maneje su enfermedad (el caso de la diabetes que usáis como ejemplo) podría manifestar una salud mayor que alguien con un certificado de salud firmado por el mejor de los médicos.

    Que me gusta complicarme la vida, lo sé.

Twitter, twitter, follower, twitter

Perfil de Facebook de Daniel Miró Pettican
A %d blogueros les gusta esto: