Demasiado complejo (Antiguo peces digitales)

Enfermería e Informática… Humanismo y Tecnología

Un ordenador no es un martillo

Foto de Jeremy Banks

Una de las cosas que te enseñan en Ingeniería Informática, aunque suene a chiste, es que los ordenadores tienen limitaciones. Un ordenador, por mucho que avance la tecnología, no podrá calcular según qué cosas como, por ejemplo, si un programa va a terminar o no antes de ejecutarse.

Aún así, hay gente que cree que los ordenadores son la panacea. ¿Que tenemos problemas de organización? Pongamos un ordenador. ¿La gente no realiza su trabajo? Pongámosles un ordenador. Los ordenadores pulen, limpian y dan esplendor. Un ordenador soluciona todos los problemas. Con un ordenador todo funciona a la perfección… Suena a película de Hollywood 🙂

Pues lamento comunicar que un ordenador no es ninguna solución: es un herramienta. Lo malo de las herramientas es que hay que aprender a usarlas y no siempre los jefes están dispuestos a realizar esta inversión (el tiempo humano es un recurso escaso) y, además, sólo sirve para lo que fue diseñado el programa. Ya dicen que un programa no hace lo que quieres que haga, sino lo que le dices que haga…

Un ordenador nos será útil para la gestión de datos o la automatización de tareas, pero nunca será capaz de otorgar sentido común o conciencia de su profesión a la persona que lo utilice.

Pues eso: que un ordenador no es un martillo y no todos los problemas son “clavos”

Archivado en: Informática, , ,

Paseando con papá…

A los fans de Gomaespuma les sonará el título de la entrada…

Esta tarde he hecho de papá-modelo y he llevado al pequeño terremoto a dar una vuelta en bicicleta (esa era la excusa para hacer un poco de ejercicio). Aparte de tener que esquivar a los cienes y cienes de peatones que piensan que el carril-bici es un paseo y que haya todavía ciclistas que vayan en paralelo por un carril que no supera el metro y medio de ancho, mi vástago y yo nos lo hemos pasado bastante bien.

Nuestro destino ha sido la zona del Carnatge de Palma. Mientras hacíamos hacía el descanso, una mujer se acercó preguntando qué tenía de especial la zona… Desgraciadamente, mi información se reducía al papel que tuvo durante la guerra y a la explotación de la zona como canteras de marés.

Como me ha picado la curiosidad, he decidio buscar en Google y he encontrado esta página. Aquí os la dejo para que todos aprendamos un poco más sobre el mundo que nos rodea.

Archivado en: Personal, , ,

Valor añadido

Foto de krisdecurtis

Desde que estamos revisando los distintos sistemas para la informatización del hospital, me he dado cuenta de la importancia de los pequeños detalles que hacen que, cuando llega la hora de elegir, hacen que te decantes por una opción determinada. Me explicaré: hasta ahora todos los sistemas que nos han presentado tienen sus virtudes y sus defectos, como una interfaz atractiva o un desarrollo de las aplicaciones de enfermería potentes y actuales. Ninguno de los sistemas es perfecto (nunca lo son… ¿no hay una ley de Murphy al respecto?) y, más o menos, todos parten de las mismas características básicas.

Sin embargo, una de las compañías que lo han presentado lo han enfocado de una manera distinta: todos los que han venido a explicarlo han sido profesionales del gremio, es decir, enfermeros, lo cual ayuda bastante a que entiendan cuáles son tus demandas y que hablen tu “lenguaje”. No sólo eso, también han sido los únicos que han venido no sólo con un producto bajo el brazo, sino con todo un plan de introducción del sistema en el hospital: durante 18 meses se encargan de coordinar grupos de trabajo, formar a los profesionales y poner en marcha el sistema.

En estos tiempos en los que se lleva el “hágalo usted mismo” y te dejan a tu suerte en una isla desierta con un destornillador y un taparrabos, es de agradecer que haya gente que se preocupa por esos pequeños detalles.

Archivado en: General, , , ,

Condenado al adiós

FarewellFoto de miamabanta

En el hosptial donde que trabajo hay una maldición: siempre estamos diciendo adiós a compañeros. A ver, siempre hay gente que viene o va, pero en el sistema sanitario de las islas se dan una condiciones especiales que dan la siguiente situación: como nuestra población no genera los suficientes profesionales para cubrir las necesidades, éstas se cubren con profesionales que vienen de otros puntos de España.

Pero claro, a nadie le gusta irse de casa y, tras conseguir la suficiente experiencia laboral, regresan a su lugar de origen… volviendo a dejar al hospital con las necesidades de personal sin cubrir. Y esto se repite una y otra vez, año tras año.

Ya no es sólo la carga emocional de tener que decir adiós a gente con la que has logrado una cierta amistad, sino el contínuo gasto que ejerce el hospital en formar a los profesionales para que, al cabo de unos años, se lleven a su tierra esa experiencia y conocimientos adquiridos.

Que nadie me malentienda: sé que necesitamos que venga gente de fuera y eso no se puede cambiar, pero ¿no hay alguna manera de conseguir que la gente se quede más tiempo?

Archivado en: Enfermería, , ,

Twitter, twitter, follower, twitter

Perfil de Facebook de Daniel Miró Pettican